Humaniza Corporate


Síguenos en:

Trending Posts

El aprendizaje de la confianza

17 de marzo de 2014 | General

Pocas palabras se repiten más durante estos últimos años que confianza y pocas veces ha sido mayor que ahora la distancia entre la desconfianza generalizada y la urgente necesidad de confiar. Si se pregunta aquí y allá no es difícil concluir que nadie se fía de nadie. Se dice que somos poco confiables para los “mercados”, la confianza de los consumidores está bajo mínimos o que muchas empresas y directivos no se merecen nuestra confianza. Pero, en realidad, se obvia una y otra vez el hecho de que nadie nos enseña en qué consiste la confianza, para qué y cómo establecer relaciones de confianza, cómo medirla o cuáles son sus riesgos y oportunidades.

En conversaciones privadas se reconoce en voz baja que en muchas empresas los puentes de la confianza están dañados o rotos y que no se sabe cómo reconstruirlos. Precisamente por eso sorprende que en las empresas siga dominado la retórica fácil y vacía que confunde confianza y predicción, que se empecina en dedicar tan poco tiempo a que las personas hablen sobre sus expectativas y dificultades para confiar en sí mismos y en otros, paso necesario para generar verdadera cooperación, comunidad, diálogo y creatividad. Tal parece que en ese empeño inconsciente por utilizar el miedo y relegar la confianza al baúl de los “intangibles abstractos ” alguien quiera jugar con fuego y siga abonando el terreno de la “hipocresía cordial” y de la manipulación sin saber que de aquí se pasa al corrosivo efecto del cinismo organizativo que, a su vez, alimenta siempre al resentimiento y la venganza.

Como sostiene Robert SolomonSin confianza la corporación no llega a ser una comunidad sino sólo un colectivo embrutecido, una guerra de todos contra todos, de sálvense quien pueda y en la que las relaciones laborales suelen ser tóxicas, competitivas y cortoplacistas”. Al igual que tarde o temprano el agua encuentra una salida, de poco sirve amordazar la confianza tras la vieja ideología del control y el poder propia del management del pasado siglo o de los contratos y penalizaciones preparados por los gabinetes jurídicos. Lo cierto es que, en general, la mayoría de empresas siguen infravalorando la confianza como fuente de cohesión organizativa alrededor de valores compartidos, de diálogo y reputación medibles en ventajas competitivas y una de las claves imprescindibles para que la innovación sea una palanca eficaz para salir de esta crisis y para anticiparse y prevenir otras futuras crisis.

En parte, estamos como estamos porque no calibramos bien las consecuencias organizativas, psicológicas y morales de la desconfianza. Por eso, aunque el aprendizaje de la confianza no sea un camino exento de conflictos, es irresponsable aferrarse al status quo y dejar de arriesgarse a crear un futuro abierto a nuevas posibilidades para clientes, proveedores o empleados. Puesto que a confiar sólo se aprende confiando, empecemos por el primer paso que consiste en crear condiciones organizativas coherentes y educar a que las personas y equipos aprendan a mantener y restaurar relaciones de confianza y no de competencia entre ellos.

Antonio Vega

CEO de Humaniza

Más Trending Posts

La diversidad del talento

Mayo 2019 | Diversidad | Antonio Vega

Leer más

Potenciar el liderazgo de las mujeres

Abril 2019 | Leadership | Antonio Vega

Leer más

El Leader & Coach Agile

Abril 2019 | Agile | Antonio Vega

Leer más

Hacer crecer el talento

Marzo 2019 | Talento | Antonio Vega

Leer más

El talento, la ventaja decisiva

Marzo 2019 | Talento | Antonio Vega

Leer más